El 65,4% de los catalanes que han decidido ir a las urnas el 1-O votará sí a la independencia

El 70,1% de los sondeados tiene decidido que emitirá su sufragio en la consulta, si llegara a celebrarse, y de ellos la inmensa mayoría apoyaría la secesión

Foto: Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carme Forcadell, en el acto de compromiso de los municipios catalanes por el referéndum, este 1 de julio en Barcelona. (EFE)
Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carme Forcadell, en el acto de compromiso de los municipios catalanes por el referéndum, este 1 de julio en Barcelona. (EFE)

Si llegara a celebrarse el referéndum unilateral del 1 de octubre, ganaría claramente el sí a la independencia. Pero sobre todo porque el 65,4% de los que han decidido que sí estarían dispuestos a ir a las urnas tiene pensado su apoyo a la secesión de Cataluña respecto de España.

La encuesta del Instituto DYM para El Confidencial, realizada a partir de 531 entrevistas en toda la comunidad y en un marco temporal muy reciente (del 22 al 28 de junio de 2017), capta el clima de opinión en Cataluña exactamente a tres meses de la consulta soberanista del 1-O anunciada, que no convocada aún, por el Gobierno presidido por Carles Puigdemont. Y se publica justo la víspera de que el Ejecutivo autonómico dé a conocer los detalles organizativos del referéndum y la ley que lo regulará.

El mismo sondeo también refleja cómo ERC ha capitalizado el ‘procés’, de forma que en unas nuevas elecciones se convertiría en primera fuerza, con el 30,9% de los votos, casi el doble del segundo partido, Ciudadanos, y a mucha distancia de su socio en la coalición Junts Pel Sí (JxS), el Partit Demòcrata Europeu Català —PDeCAT, la antigua Convergència—, que con un 9% de estimación de voto se hundiría por debajo incluso del PP, tradicionalmente residual en la comunidad.

DYM pregunta a los encuestados qué harían en caso de que el plebiscito independentista convocado de forma unilateral para el 1-O se celebrase. El 70,1% dice tener claro que sí, que iría a votar. Otro 11,3% se confiesa indeciso, no sabe aún qué haría. Un 17,5% declara que ha decidido no ir a las urnas en caso de que se abran. Esta cifra del 70,1%, precisa el instituto, no debe asumirse como una previsión de la participación en el eventual referéndum, puesto que en el proceso participativo del 9 de noviembre de 2014 la movilización fue bastante menor que la declarada en los sondeos.

En el total de encuestados, el sí a la secesión se impone por poco margen, por 2,6 puntos: refrenda la independencia el 47% y se opone a ella el 44,4%

Los que irían a votar son más en los dos sexos y en todos los segmentos de edad, pero los más convencidos son los de 26 a 35 años (80,3%) y los de 36 a 45 (71,2%).

Por recuerdo de voto, los datos son esperables. El 95,9% de los electores de Junts Pel Sí y el 96,7% de los de la CUP tienen claro que irían a votar. El 58,4% de los votantes de Ciudadanos y el 47,9% de los del PP han decidido lo contrario, no ir. Sin embargo, el 57,8% de los que eligieron al PSC sí quiere movilizarse el 1-O, pese a que su partido, en Cataluña y en Ferraz, no respalda en modo alguno una consulta que cataloga de ilegal. Además, el 64,2% de los que optaron por Catalunya Sí Que Es Pot también tiene en mente ir a votar. La izquierda (83,8%) y el centro izquierda (79,3%) sí están más persuadidos de la necesidad de emitir su sufragio el 1 de octubre.

Del 70,1% de los que declaran que tienen decidido votar, el 65,4% daría su apoyo a la independencia de Cataluña, por un 28,4% que se opondría y un 6,2% que no sabe o no contesta. Sin embargo, si se pregunta al total de ciudadanos catalanes qué responderían a la pregunta del referéndum —¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?—, se observa cómo la opinión pública está más dividida. Un 47% respondería que sí y otro 44,4% rechazaría la secesión. Es decir, que el sí se impondría por un margen de 2,6 puntos. Sin embargo, entre los que declaran decidida su participación en la consulta, la victoria del sí es clarísima, de 37 puntos.

Según el estudio, el 60,9% de los catalanes apoya la convocatoria de un referéndum unilateral, frente a un 32,2% que lo rechaza y un 6,9% que no sabe o no contesta. Ese respaldo a una consulta sin contar con el Estado es prácticamente paritario (la defienden el 61,6% de los hombres y el 60,2% de las mujeres), pero en cambio sí hay diferencias según los tramos de edad. Los más jóvenes son los que más están de acuerdo con una convocatoria no pactada: el 75,8% de los ciudadanos entre 18 y 25 años está en esa postura.

A partir de ahí, el apoyo va menguando. Comparte una consulta unilateral el 71,7% de los encuestados de entre 26 y 35 años; el 63,6% de los que tienen entre 36 y 45; el 57,5% de los de entre 46 y 55; el 58,3% de los de 56 a 65 años, y solo el 34,1% de los mayores de 65.

Más división en CSQEP

Asimismo, la posición tiene mucho que ver con el partido votado en las últimas autonómicas. El 92,8% de los que eligieron la papeleta de Junts Pel Sí y el 96,7% de los que optaron por la CUP en las elecciones de septiembre de 2015 sí apoyan el referéndum no pactado. Es lógico también: la coalición que compartieron PDeCAT y ERC y las entidades soberanistas y la CUP están yendo de la mano, no sin tensiones, en la dirección del ‘procés’. En cambio, el 86,1% de los electores de Ciudadanos, el 72,5% de los votantes del PP y el 61,1% de los del PSC rechazan la consulta unilateral.

Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP) tiene a su parroquia más dividida: el 48,2% de los que confiaron en la papeleta encabezada por Lluís Rabell comparte la convocatoria del Govern, mientras que un 45,1% se desmarca y se opone a ella. CSQEP es la plataforma bajo la que en 2015 concurrieron Podemos, ICV, EUiA y Equo y que será sucedida en las próximas autonómicas previsiblemente por Catalunya en Comú, que suma a las mismas formaciones más el movimiento liderado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pero en la que por ahora no está integrada Podem.

Asimismo, la celebración de un plebiscito de esta naturaleza concita más respaldo entre quienes se ubican en la izquierda (77,3%) y en el centro izquierda (68,1%), y algo menos entre los que se definen de centro (52,9%). En el centro derecha (48,8%) y la derecha (51%), esa defensa es menor.

Menos de un 10% de oposición

El apoyo a un referéndum pactado, no obstante, sería aún mayor. Prácticamente unánime, compartido por casi nueve de cada 10 catalanes. En concreto, el 86,2% estaría de acuerdo con una consulta que fuera consensuada entre la Generalitat y el Gobierno de Mariano Rajoy, mientras que un 9,8% se opondría. No obstante, esa opción está descartada: el presidente ha reiterado que nunca autorizará un referéndum porque no puede disponer de la soberanía de todos los españoles. Juicio que comparten el PSOE y el PSC, solo que ambos partidos hermanos sí insisten en la necesidad de una salida dialogada vía reforma federal de la Constitución.

Ocurre que, en este caso, tampoco hay diferencias por sexo (el 87,2% de los hombres y el 85,3% de las mujeres sí apoyan un referéndum pactado), ni hay demasiados saltos por edad: el 93,8% de los jóvenes y el 72,7% de los mayores de 65 años, por poner las franjas más separadas, refrendarían una convocatoria acordada.

El 98,3% de los que apoyaron a Junts Pel Sí en las autonómicas de 2015 defendería una consulta consensuada, pero es que también lo harían el 53,3% de los votantes del PP y el 75,3% de los que eligieron a Ciudadanos.Asimismo, el 86,5% de los que apostaron por el PSC y el 92,5% de los que quisieron aupar a Catalunya Sí Que Es Pot piensan eso mismo. El apoyo es total entre los electores de la CUP: 100%. Por autoposicionamiento ideológico, verían bien un referéndum pactado tanto los electores de izquierdas (92,1%) como los de derechas (61,4%).

Ficha técnica

Ámbito: Cataluña.

Universo: población catalana de 18 a 75 años.

Recogida de información: entrevista telefónica asistida por ordenador (CATI) realizadas a teléfonos fijos y móviles, para la representación de los individuos residentes en hogares solo móvil, mediante la administración de un cuestionario estructurado.

Tamaño y distribución de la muestra: 531 entrevistas seleccionadas aleatoriamente. Se han aplicado cuotas de sexo y edad, actividad laboral, zona geográfica y tamaño de hábitat.

Error muestral: partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple y para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable (p=q=50), el margen de error para los datos en el total de la muestra es del ± 4,3%.

Trabajo de campo: llevado a cabo por entrevistadores de Dymphone, división de DYM especializada en estudios telefónicos, entre el 22 y el 28 de junio de 2017.

Proceso de datos: realizado por el departamento de proceso de datos del Instituto DYM.

Present