El pesimismo económico vuelve a niveles de la crisis: solo el 19% confía en una mejoría (DYM para El Confidencial)

Los datos macroeconómicos apuntan a una ligera desaceleración y las expectativas económicas de los españoles vuelven a caer a los mismos niveles del inicio de la recuperación

 

Foto: Fotografía de archivo de una sucursal bancaria en Santiago de Compostela, donde varios usuarios retiran dinero del cajero. (EFE)
Fotografía de archivo de una sucursal bancaria en Santiago de Compostela, donde varios usuarios retiran dinero del cajero. (EFE)

AUTOR

 

Las perspectivas de crecimiento económico anunciadas por el Gobierno, aun con la prudencia impuesta por la situación en Cataluña, no coinciden con el sentir de la ciudadanía española. Los datos macroeconómicos apuntan a una ligera desaceleración y las expectativas económicas de los españoles vuelven a caer a niveles de 2014, en pleno inicio de la recuperación económica, tras varios años de optimismo alza. Solo el 19% de los españoles confía en que mejore la situación el próximo año, lo que supone ocho puntos menos respecto a 2017 y nueve respecto a 2016, según la encuesta mundial End of the year realizada por WIN/GIA con el ‘partenariazgo’ del Instituto DYM en España.

 

El porcentaje de encuestados que creen que la situación económica irá a peor alcanza el 38%, dos puntos por encima de los que así lo valoraban hace tres años, mientras que el 39% cree que se mantendrá igual. En 2016 y 2017 la cifra de pesimistas sobre el futuro de la economía era del 29 y el 37%, por lo que se observa una clara tendencia al descenso del optimismo económico. De hecho, la diferencia entre optimistas y pesimistas es de 19 puntos a favor de los segundos, cuando el pasado año era de diez puntos, en 2015 de uno y en 2014 de 17.

 

Por edades, el colectivo de 66 a 75 años es el que menos confía en la mejora económica, con un balance de menos 33 puntos entre aquellos que piensan que 2018 será un año de prosperidad económica. Los más optimistas son los jóvenes de entre 16 y 25 años, con un saldo de menos ocho puntos.

 

La situación laboral es una de las variables que más determinan los resultados de la encuesta. Así, los trabajadores a tiempo parcial son aquellos que vaticinan unas peores perspectivas económicas, con un balance de menos 30 puntos, seguidos de los jubilados (menos 28) y los parados (menos 22). Por el contrario, los trabajadores a tiempo completo son los más optimistas (menos 12), seguidos de los estudiantes (menos 14). Al contrario de lo que se podría pensar por la situación económica del encuestado, aquellos con rentas altas son todavía más pesimistas que quienes están en el tramo de las bajas, con un balance negativo de menos 23 puntos entre los primeros y de menos 27 entre los segundos.

 

 

 

En términos comparativos, en Europa occidental se observa una mayor estabilidad que en España, con un descenso de diez puntos de los pesimistas sobre las perspectivas económicas durante los últimos cinco años, pasando del 44% en 2013 al 34% actual. A nivel mundial, el estudio muestra que el 28% de la población es optimista sobre la perspectiva económica en 2018, frente a un 30% que es pesimista. Dos países europeos lideran la clasificación de los pesimistas: Italia y Grecia.

 

Las expectativas a nivel mundial empeoran en términos generales con respecto al pasado año. Si en 2016 el 52% de la población mundial indicaba que sus perspectivas para el siguiente año eran de mejoría, en la última encuesta este porcentaje se reduce hasta el 39%. Lo mismo ha sucedido con los pesimistas, siendo el porcentaje de este año significativamente superior al de 2016 (23% por 15%). Por regiones, las mejores perspectivas se encuentran en India y Latinoamérica, mientras que en Oriente Medio son las peores. Ciñéndose solamente a la variable económica, la menor confianza de mejoría se da en las poblaciones de la Unión Europea y Rusia.

Satisfacción vital

 

La percepción de la felicidad es otra de las cuestiones analizadas en el estudio. Tanto España como la media de los países de Europa occidental presentan niveles similares entre sí y prácticamente sin variaciones respecto al pasado año. La población que se declara feliz o satisfecha con su vida alcanza el 57%, por un 10% que se siente infeliz, mientras que el porcentaje restante, que supone un tercio de los españoles, responde “ni una cosa ni la otra”.

 

Ningún país europeo se sitúa en el ‘top 10’ de los países con un mayor porcentaje de población declarada feliz. ‘Ranking’ que encabezan Fiyi, Colombia y Filipinas. En el lado contrario, el único país europeo que aparece es Grecia, situándose como el cuarto del mundo con un mayor porcentaje de población que se declara infeliz. El país heleno se sitúa así por detrás de Irán, que lidera esta clasificación sobre insatisfacción vital, seguido de Irak y Ucrania.

 

Ficha técnica

Ámbito: nacional e internacional (55 países de todo el mundo).

Tamaño de la muestra: más de 55.000 encuestas, de las cuales en España ascienden a 1.016.

Trabajo de campo: entrevistas ‘online’ entre el 5 y el 14 de noviembre realizas en España por el Instituto DYM, miembro de la asociación WIN/GIA.

Proceso de datos: realizado por el departamento de proceso de datos del Instituto DYM.

Present