La crisis catalana impulsa el ‘sorpasso’ de Cs (17,5%) a Podemos (16,9%) mientras baja el PP (El Confidencial)

La altísima tensión con Cataluña que monopoliza y envenena la política española desde hace semanas —y, de forma más intermitente, desde hace años— tiene por ahora algunos ganadores y perdedores en términos de votos. El que más rentabiliza el conflicto es Ciudadanos (Cs), y el que más pierde es Unidos Podemos (16,9%), hasta el punto de que se vería superado por Albert Rivera. El PP también acusa desgaste, mientras que los socialistas caen ligeramente respecto al pico que registraron justo tras la reelección de Pedro Sánchez al frente del partido, pero aun así su marca está por encima de la cosechada en las generales de junio de 2016.

Hasta a un 17,5% se encaramaría Ciudadanos de celebrarse unas nuevas legislativas ahora mismo. Tercera fuerza del país. Es el voto estimado que arroja el último barómetro del Instituto DYM para El Confidencial, que parte de 982 entrevistas realizadas entre el 26 de septiembre y el 11 de octubre. Es decir, el trabajo de campo comprende tanto la recta final hacia el referéndum ilegal como la propia jornada del 1-O —en la que las imágenes de colas de catalanes a las puertas de los colegios y de cargas policiales recorrieron los medios de todo el mundo— y hasta la comparecencia de Carles Puigdemonten el pleno del Parlament, en el que declaró la independencia de Cataluña para suspenderla apenas segundos después. El periodo final de las entrevistas coincide con el requerimiento enviado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy —pero pactado con el PSOE de Sánchez— al ‘president’, para que aclare si en realidad proclamó o no la secesión, y con el pacto de los dos grandes partidos para abrir la reforma constitucional en seis meses.

Si se celebrasen unas nuevas generales ahora, el PP volvería a ganar. Aunque su ventaja se va acortando. Del 33,01% del 26-J pasaría al 29,9%. 3,11 puntos de caída en algo más de un año. Los populares bajan incluso si se compara con el último barómetro de DYM, que proyectaba un 30,9% de estimación de voto.

El PP se queda en el 29,9%, casi seis puntos por encima de los socialistas, que aún retienen el ‘efecto Sánchez’, aunque caen un punto desde junio

5,9 puntos por debajo del PP se queda el PSOE. La encuesta actual calcula un 24% para el partido de Pedro Sánchez. Los socialistas también caen un punto respecto a la encuesta anterior, la que siguió a la renovación del mandato en primarias. Pero ese 24% es, no obstante, superior al 22,63% de los comicios del 26-J. El ‘efecto Sánchez‘, que también detectó el barómetro de julio del CIS (24,9%), se mantiene en alguna medida, pero sin experimentar ningún repunte. No obstante, en Ferraz sí se cree que el acuerdo de su jefe con Rajoy para abrir el melón del cambio de la Carta Magna es un importante balón de oxígeno, que refuerza su imagen de hombre de Estado que gusta a su parroquia tradicional. Sánchez no cree que los electores desencantados que en su momento emigraron a Podemos puedan castigarle por su aproximación al PP en la mayor crisis institucional que sufre el país desde la Transición, porque “esto es prepolítico“, está en juego la democracia, más allá de las “ideologías”.

Albert Rivera charla con Pedro Sánchez durante el desfile de la Fiesta Nacional, este 12-O en el madrileño paseo de la Castellana. (Reuters)
Albert Rivera charla con Pedro Sánchez durante el desfile de la Fiesta Nacional, este 12-O en el madrileño paseo de la Castellana. (Reuters)

Muy lejos del PSOE

Ciudadanos se alzaría con la tercera plaza del podio. Con su 17,5% superaría a Unidos Podemos (16,9%). La formación de Albert Rivera es la que saca más tajada del choque con Cataluña. El 26-J se quedó en un 13,06%, de modo que el crecimiento es de 4,4 puntos. Esa subida que observa DYM —que por cierto ya era visible en el estudio anterior (15,8%)— también se reproduce en otros estudios de opinión. Unidos Podemos sale bastante dañada del envite catalán. Del 21,15% de las últimas generales pasaría al 16,9%4,25 puntos menos y, sobre todo, muy descolgada del PSOE, así que el sueño del ‘sorpasso’ se aleja. La tendencia es claramente a la baja para los de Pablo Iglesias y las confluencias, ya que en el barómetro de junio de este año se situaban en el 17,5%. Quienes crecen, en cambio, son otras formaciones minoritarias (del 10,1% de hace un año al 11,7%).

Cs capta un 9,5% de votantes del PP y un 4,7% de los del PSOE; Podemos se debilita porque cede un 5,8% al PSOE y un 4% a las formaciones pequeñas

Si se compara con el 26-J, por tanto, salen fortalecidos Ciudadanos, PSOE y los partidos más pequeños, mientras que se debilitan Unidos Podemos y el PP.

Pero como en toda encuesta también hay que observar la intención declarada de voto, la que manifiestan los entrevistados y sin pasar por la cocina posterior. Pues bien, se ha reducido en relación con la ola anterior. Más acusada en el caso de PSOE, PP y Unidos Podemos, y menos en Cs.

Un 12,6% de los encuestados confiesa que votará al partido de Sánchez. Es la formación favorita. Por detrás queda el PP (10,5%), Unidos Podemos (10,4%), Ciudadanos (8%) y otros partidos (6,7%). El estudio demuestra que se están produciendo algunos corrimientos de voto, que provocan variaciones en el posicionamiento electoral de las diferentes fuerzas.

Los socialistas compensan su fuga de votantes a los de Rivera con los que atrae de Cs y de Iglesias. El PP se debilita porque no equilibra el escape a Cs

Así, en relación con las generales de 2016, Ciudadanos se fortalece porque logra captar un 9,5% de sus votantes al PP, y también ‘roba’ un 4,7% de los electores al PSOE. Unidos Podemos, mientras, se debilita porque cede un 5,8% de sus votantes al PSOE y otro 4% a fuerzas más pequeñas. Además, mantiene indeciso a un 22,1%. Fideliza, por tanto, solo a un 56,4% de los que apostaron por Iglesias.

El PSOE, mientras, retiene al 63,5% de sus electores, y cede un 4,7% a Cs y medio punto a Podemos, pero a cambio compensa esa fuga con los que atrae del partido naranja (4,4%) y de Unidos Podemos (5,8%). Los populares, mientras, no consiguen compensar el escape de electores a los de las filas de Rivera (9,5%) con los que conquista de ese partido (1,3%) o del PSOE (0,7%).

Distinto prisma en Cataluña y fuera

DYM también pregunta a los entrevistados acerca de su opinión sobre la gestión de los dos Gobiernos —el central y el de la Generalitat—, y de los principales partidos de la oposición. Ninguno aprueba, ninguno llega al 5 en una regla donde el 0 implica una valoración muy negativa de su actuación y el 10 una puntuación sobresaliente. Ciudadanos se lleva un 3,815 en el conjunto de España. La mejor nota. Le sigue el PSOE (3,675), el Ejecutivo de Mariano Rajoy (3,389), Unidos Podemos (2,542) y el Govern (1,952).

Si se distingue entre la calificación en Cataluña y en el resto del país, se aprecian diferencias. Así, en la Comunidad Autónoma, la mejor nota, 4,2, se la lleva el Ejecutivo de Puigdemont, y después, aunque a distancia (3,5), Unidos Podemos. Los catalanes puntúan al PSOE con un 2,7 y a Cs, con un 2,1, pero el Gobierno de Rajoy consigue un pobre 1,8. En el resto del país, la formación naranja es la que mejor nota recibe (4,2), y siguen próximos los socialistas (3,9), la Moncloa (3,7), Podemos (2,3) y el Govern (1,5).

Cs es el mejor puntuado (3,8) en toda España, seguido del PSOE. En Cataluña, es el Govern quien tiene mejor nota; el último, el Ejecutivo de Rajoy

Si se tiene en cuenta el partido votado en las últimas elecciones, resulta que Cs cosecha la misma nota (un 6,1) entre los votantes del PP y los de Rivera. El PSOE de Sánchez recibe el aprobado (un 5 clavado) entre sus electores y, curiosamente, mejor puntuación (rondando el 3,7 y 3,8) entre el granero del PP y de Cs que en el de Podemos. El Gobierno de Rajoy logra un bien (6,4) entre sus parroquianos conservadores y un suspenso alto entre los naranjas (4,5). La formación de Iglesias, en cambio, es la única fuerza que no aprueba entre sus votantes.

Ficha técnica

Ámbito: nacional.

Universo: población española de 18 a 75 años.

Recogida de información: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador (CATI) realizadas a teléfonos fijos y móviles, para la representación de los individuos residentes en hogares solo móvil, mediante la administración de un cuestionario estructurado.

Tamaño y distribución de la muestra: 982 entrevistas seleccionadas aleatoriamente. Se han aplicado cuotas de sexo y edad, actividad laboral, zona geográfica y tamaño de hábitat.

Error muestral: partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple y para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable (p=q=50), el margen de error para los datos en el total de la muestra es del ± 3,1%.

Trabajo de campo: llevado a cabo por entrevistadores de Dymphone, división de DYM especializada en estudios telefónicos, entre el 26 de septiembre y el 11 de octubre de 2017.

Proceso de datos: realizado por el departamento de proceso de datos del Instituto DYM.

Present