La mitad de los simpatizantes de Podemos rechaza el cambio de Errejón por Montero (El Confidencial)

‘Los simpatizantes de Podemos no coinciden con los militantes respecto a decisiones transcendentales en el seno de la formación. La remodelación en el grupo parlamentario de Unidos Podemos tras la asamblea de Vistalegre II no cuenta con un mayoritario respaldo entre los simpatizantes del partido. El cambio más importante, el de la portavocía, cargo en el que Irene Montero ha relevado a Íñigo Errejón, es rechazado por el 45,4% de los simpatizantes, según el barómetro de marzo de DYM para El Confidencial. En la categoría de simpatizantes se incluyen a aquellos encuestados que afirman haber votado a Unidos Podemos en las pasadas elecciones general del 26-J, que tienen intención de votarlos o consideran hacerlo.

 

El relevo en la portavocía solo satisface al 27,3% de los simpatizantes, mientras que el 27,3% todavía no tiene una idea formada. La encuesta se realizó entre los días 7 y 15 de este mes de marzo, apenas dos semanas después del estreno de Montero en su nuevo cargo. Los datos referentes a los simpatizantes contrastan con los expresados por las bases del partido en su asamblea estatal. Si bien no se votó explícitamente la remodelación del grupo, aunque ya se asociaba desde diciembre a una victoria de Pablo Iglesias, la nueva portavoz ya concurrió de número dos, por detrás del secretario general, en la candidatura ganadora.

 

El grado de satisfacción con la sustitución de Errejón por Montero aumenta tanto entre los encuestados que recuerdan haber votado a Podemos (35% a favor y 42% en contra) como entre los que tienen intención de hacerlo (39,6% frente a 40,2%). Es decir, entre todos los perfiles categorizados como de simpatizantes menos entre aquellos que solo plantean su voto a Podemos como una opción plausible entre otras. Asimismo, la satisfacción de los simpatizantes respecto al cambio es mayor entre los encuestados más jóvenes.

 

Los resultados de la encuesta arrojan luz sobre el ‘efecto Vistalegre’ y la guerra fratricida que precedió a la asamblea. Solo el 12,5% de quienes simpatizan con Unidos Podemos afirman sentirse más cercanos a la organización tras este último congreso, frente al 32,2% que dicen sentirse más alejados. Para un 46,2% el cónclave no ha producido ningún efecto en su sentido del voto y el 9,1% restante se acoge a la respuesta de “no sabe o no contesta”.

Diferenciando los tipos de “simpatizante”, el porcentaje de aquellos que se sienten más alejados a Unidos Podemos tras Vistalegre II disminuye entre quienes tienen intención de votar a esta formación (25,9% frente al 16,5% que se siente más cercano) y entre quienes votaron a UP en los últimos comicios (31,1% frente al 14,6% que se dice sentir más próximo). Nuevamente, la edad es un factor diferencial, aumentando el grado de adhesión entre los más jóvenes, principalmente en la franja de 18 a 25 años.

Simpatizantes vs. militantes

En el ámbito de las ciencias políticas se da por hecho que en todas las formaciones políticas la militancia suele situarse en posiciones más radicales que la dirección del partido, ya sean de derechas o de izquierdas, mientras que el electorado lo hace en posiciones más pragmáticas o conservadoras. La dirección del partido suele ejercer como nexo entre ambas sensibilidades, aunque a sabiendas de estas diferencias no se enfocan igual las campañas internas que las electorales.

 

la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. (EFE)

 

 

La identificación del militante de Podemos con posiciones más radicales que el electorado común quedó patente en el abrumador rechazo, en una consulta interna, a la investidura de Pedro Sánchez (el 88,23% de los casi 150.000 votos emitidos), o en el apoyo mayoritario del 84,5% a la alianza con Izquierda Unida. Aunque el sistema de participación en Podemos, abierto a cualquiera que se inscriba en su web, rompe con la concepción clásica del militante que paga sus cuotas mensuales y participa en el día a día de la organización, los resultados de Vistalegre II muestran que su comportamiento no difiere en demasía.

 

Pablo Iglesias logró una holgada victoria sobre el éx número dos, con un giro hacia una postura más rupturista, polarizando con el reformismo que caracterizaría a Errejón. Una estrategia que al mismo tiempo lo situó en una posición más afín a la del sector de anticapitalistas, que pese a las elevadas expectativas solo logró obtener el 13,11% de los apoyos.’

 

FICHA TÉCNICA

Ámbito: nacional.

Universo: población española de 18-75 años.

Método de recogida de la información: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador (CATI) realizadas a teléfonos fijos y móviles, para la representación de los individuos residentes en hogares solo móvil, mediante la administración de un cuestionario estructurado.

Tamaño y distribución de la muestra: 1.010 entrevistas seleccionadas aleatoriamente. Se han aplicado cuotas de sexo y edad, actividad laboral, zona geográfica y tamaño de hábitat.

Error de muestreo: partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple y para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable (p=q=50), el margen de error para los datos en el total de la muestra es del ±3,1%.

Equipo de trabajo de campo: entrevistadores de Instituto DYM.

Proceso de datos: Departamento de Proceso de Datos de Instituto DYM.

Fechas de trabajo de campo: 7 a 15 de marzo de 2017.

Present